Follow by Email

The Pier Head, Liverpool

The Pier Head, Liverpool
Image courtesy of FreeFoto.com

Una Reflexión de Ayn Rand

Ayn Rand (1950)
Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra tí; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada."

Friday, 28 February 2014

¿CADENA DE FAVORES?

A ver. Ésta es la primera - y espero la última - vez que tengo que escribir algo así.
Al terminar una de mis clases de esta semana, alguien se me acercó preguntándome si podría corregir su examen de acreditación. Entre otras cosas le expliqué que los exámenes a corregir se distribuyen de una forma aleatoria y que ya tenía los que me tocaban corregir.

Luego al pensar en la petición de nuevo llegué a dos conclusiones preocupantes:
1) Que por estar esta persona en mi clase, pensará que yo corregiría más "favorablemente" su examen frente a los demás.
2) Que la persona en cuestión se fía más de mis criterios que de los de mis compañeros.

En cualquier de los dos casos arriba indicados me siento insultado. En el primer caso porque la persona en cuestión duda de mi imparcialidad e integridad. Cree que me dejaría influir. En el segundo caso me siento insultado porque en sus ojos formo parte de un cuerpo de profesionales que carecemos de criterios comunes. 

Quiero por lo tanto hacer hincapié en que en el momento de corregir exámenes todos sois, y somos, iguales. No hay ni favores ni preferencias entre vosotros. Además todos los que corregimos trabajamos para asegurarnos de que los resultados de los exámenes sean justos y ajustados al rendimiento del/la candidato/a. Lo que se prima es el esfuerzo del/la candidato/a y no la simpatía, o no, que pueda existir entre el profesor y el/la alumno/a.

Todos los profesores del IDI, al margen del idioma y del nivel, trabajamos para que nuestros alumnos saquen la mejor nota posible sin que medien influencias personales de ningún tipo. 

Finalmente, pido a la persona aludida que, para evitar un situación potencialmente embarazosa en la cual se identificará antes los compañeros por mi actitud, no se me acerque o antes o después de la clase. Durante la clase le seguiré atendiendo, imparcialmente, en mi función de profesor. Sin embargo, antes de empezar la clase, o al terminarse la misma, el tiempo no es ni de la clase ni del IDI, así que, como persona privada no tengo obligación de tratar con esta persona. Ni lo haré. 

Espero que se haya quedado bien claro.

No comments: